Facebook Twitter Google +1     Admin

El autor opina en La Nueva Titanomaquia

 

 (Este enlace incluirá opiniones e informaciones del autor, e irá modificándose.)


- El blog “La Nueva Titanomaquia”, creado el 26 de Abril de 2008, hasta hoy 24 de Septiembre de 2022 tiene 30360 visitas registradas. -

- Estimados visitantes:
La Nueva Titanomaquia es una muestra, presenta parte de mi literatura y a veces de autores invitados. La verdad es que no soy un experto en informática, quizás podría sacarle más provecho a este blog, pero así cumple con su finalidad. Creo que en nuestra cultura hay que ser valientes para propiciar mejorías: el amor, la igualdad, no son meras palabras que han perdido sentido de tanto ser usadas por poetas y revolucionarios. Se sustentarían en una cultura cuyo fin no sea explotar el Multiverso y sus recursos naturales, incluyendo al ser humano. Una cultura que no sienta que hay razas, condiciones, estados o sexos superiores a otros: que todos somos distintos sí, pero igualmente valiosos en nuestra heterogénea diversidad. Bueno, no sigo, les invito a leer. Mi literatura no está toda aquí, aspiro a que las editoriales me la publiquen en condiciones aceptables. ¡Y agradezco a mis visitantes porque van engrandeciendo con su participación la Nueva Titanomaquia!
Saludos del autor.


Quien ayuda no es superior al ayudado

Quien ayuda no es superior al ayudado.
Somos todos interdependientes.
Yo te ayudo en una cosa, y tú me ayudas en otra.
¿Por qué te sientes superior, ayudador hipócrita?

 

- Estoy releyendo un libro: “La doctrina del shock”, de Naomi Klein. ¡Es una lectura apasionante! Un trabajo de investigación periodística bien hecho. Nos muestra una mirada de la realidad, no la única, pero que a mí me parece bastante acertada. Se los recomiendo.

 

 

 

"Lo que el ser humano realmente necesita no es vivir sin tensiones, sino esforzarse y luchar por una meta que le merezca la pena." (Viktor Frankl, El hombre en busca de sentido)

 

 

 

Pequeña biografía del autor

   Luis Alberto Méndez Quezada: profesor de castellano; nació en Linares, Chile, el 8 de Octubre de 1957. Hizo sus primeros estudios en su provincia natal. Luego se trasladó a Santiago, donde se tituló en la Universidad Metropolitana de Ciencias de la Educación. Allí participó en la lucha contra la dictadura cívico militar encabezada por Pinochet. Una discapacidad visual lo ha hecho ejercer su profesión por muy poco tiempo; ha trabajado también como ejecutivo de cobranzas y operador telefónico.
   Escribe literariamente desde los trece años. El año 2005 obtuvo en España el Primer Premio Especial Tiflos de Poesía, por su poemario titulado "El trovador". En Santiago pertenece entre otros al Colectivo Poético "Gredazul". Sus trabajos han sido difundidos en ediciones artesanales y sitios de Internet. Es un escritor inédito comercialmente: no ha firmado la cesión de sus derechos de autor, siendo aún el único propietario de todos ellos.
   Cree que no se han agotado las ideas y los temas en el arte. Que los nuevos paradigmas que están inundando las ciencias sociales, deberán inundar también el arte y la cultura.

Trabajos realizados

Poesía.

1.- "El trovador": conjunto de poemas; 2003 – 2004.

2.- "Escribir de nuevo": continuación de la poesía; desde 2005 hasta 2021.

 

3.- Poesía de la pandemia; desde junio de 2021 en adelante.

Ensayos.

4.- “El patriarcado, nuestra cultura, distintas concepciones de realidad”: ensayo; 1995 – 2008 (transcrito íntegramente en este blog).

Narrativa.

5.- “Santiago Centro”: novela; febrero - marzo 2012.

6.- "El trayecto estrecho": colección de cuentos y relatos (49 hasta hoy); entre ellos "La Lucha" (1978), "La directora" (2011) y "El trayecto estrecho" (2017).

 

Nota I.- Todo el trabajo literario del autor tiene los Registros de Propiedad Intelectual N° 129554 y 179850, del dominio literario de Chile.

Nota II.- Inédito se refiere a que la obra no ha sido publicada de tal manera que posea el código ISBN.

Nota III.- El autor no está recibiendo ninguna retribución económica por los derechos de autor de sus obras. Ha trabajado en la actividad que la sociedad le ha permitido realizar.

 

Dirección electrónica del blog “La Nueva Titanomaquia”:
http://lanuevatitanomaquia.blogia.com

 

Lectura “Para la mayoría de la gente, el problema del amor consiste fundamentalmente en ser amado, y no en amar, no en la propia capacidad de amar. Sin embargo, si llamamos amor al logro de la unión interpersonal, nos vemos frente a una seria dificultad. La fusión puede lograrse en distintas formas -y las diferencias no son menos significativas que lo que tienen de común las diversas formas del amor-. ¿Deberíamos llamar amor a todas ellas? ¿O tendríamos que, reservar la palabra amor únicamente para una forma específica de unión, una forma que ha sido la virtud ideal de todas las grandes religiones y sistemas filosóficos humanísticos en los cuatro mil años de historia occidental y oriental? Si amo realmente a una persona, amo a todas las personas, amo al mundo, amo la vida. Se expresa el hecho de que el amor es una actitud que es la misma hacia todos los objetos, incluyéndome a mí mismo. En la filosofía de Spinoza, el acento se traslada de la creencia correcta a la conducta correcta en la vida. Desde el punto de vista   de la lógica paradójica, lo fundamental no es el pensamiento, sino el acto. Desde el punto de vista chino, indio y místico, la tarea religiosa del hombre no consiste en pensar bien, sino en obrar bien. En lo que toca a la corriente principal del pensamiento occidental, cabe afirmar lo contrario. Puesto que se esperaba encontrar la verdad fundamental en el pensamiento correcto, otorgábase especial importancia al pensar, aunque también se valoraba la acción correcta. En la evolución religiosa tal actitud condujo a la formación de dogmas, a interminables argumentos acerca de los principios dogmáticos, y a la intolerancia frente al «no creyente» o hereje. Más aún, llevó a considerar la «fe en Dios» como la principal finalidad de la actitud religiosa. Naturalmente, eso no significa que no existiese también el concepto de que se debía vivir correctamente. Pero, no obstante, la persona que creía en Dios -aunque no viviera a Dios- sentíase superior a los que vivían a Dios, pero no «creían» en él. En el sistema religioso occidental predominante, el amor a Dios es fundamentalmente una experiencia mental. En las religiones orientales y en el misticismo, el amor a Dios es una intensa experiencia afectiva de unidad, inseparablemente ligada a la expresión de ese amor en cada acto de la vida. La situación en lo que atañe al amor corresponde, inevitablemente, al carácter social del hombre moderno. Los autómatas no pueden amar, sólo pueden intercambiar su «bagaje de personalidad» y confiar en que la transacción sea equitativa. A fin de demostrar que el capitalismo corresponde a las necesidades naturales del hombre, había que probar que el hombre era por naturaleza competitivo y hostil a los demás. Mientras los economistas «demostraban» esto en función del insaciable deseo de beneficios económicos, y los darwinistas en función de la ley biológica de la supervivencia del más apto, Freud llegó a idéntico resultado partiendo de la suposición de que el hombre está movido por un insaciable deseo de conquista sexual de todas las mujeres, y que sólo la presión de la sociedad le impide obrar de acuerdo con sus deseos. Debemos mencionar aquí otro error muy frecuente: la ilusión de que el amor significa necesariamente la ausencia de conflicto. Los conflictos reales entre dos personas, los que no sirven para ocultar o proyectar, sino que se experimentan en un nivel profundo de la realidad interior a la que pertenecen, no son destructivos. El amor sólo es posible cuando dos personas se comunican entre sí desde el centro de sus existencias, por lo tanto, cuando cada una de ellas se experimenta a sí misma desde el centro de su existencia. Experimentado en esa forma, el amor es un desafío constante; no un lugar de reposo, sino un moverse, crecer, trabajar juntos; que haya armonía o conflicto, alegría o tristeza, es secundario con respecto al hecho fundamental de que dos seres se experimentan desde la esencia de su existencia, de que son el uno con el otro al ser uno consigo mismo y no al huir de sí mismos. Sólo hay una prueba de la presencia de amor: la hondura de la relación y la vitalidad y la fuerza de cada una de las personas implicadas; es por tales frutos por los que se reconoce al amor. Amar es una experiencia personal; necesitamos autodisciplina, concentración, paciencia y motivación suprema. Debe aprenderse un gran número de otras cosas que suelen no tener aparentemente ninguna relación con él, antes de comenzar con el arte mismo. Si se aspira a ser un maestro en cualquier arte, toda la vida debe estar dedicada a él o, por lo menos, relacionada con él. Y estar atentos a nosotros mismos como lo estaríamos a nuestro coche al conducir; saber reaccionar a tiempo y con el mismo amor. En épocas anteriores de nuestra cultura, o en la China y la India, la persona más valorada era la que poseía cualidades espirituales sobresalientes. Ni siquiera el maestro era única, o primariamente, una fuente de información, sino que su función consistía en transmitir ciertas actitudes humanas. La práctica del arte de amar requiere la práctica de la fe. La fe racional no es primariamente una creencia en algo, sino la cualidad de certeza y firmeza que poseen nuestras convicciones. Esa fe está arraigada en la propia experiencia, en la confianza en el propio poder de pensamiento, observación y juicio. Al tiempo que la fe irracional es la aceptación de algo como verdadero sólo porque así lo afirma una autoridad o la mayoría, la fe racional tiene sus raíces en una convicción independiente basada en el propio pensamiento Y observación productivos, a pesar de la opinión de la mayoría. Tener fe significa estar seguro. A menos que tengamos fe en la persistencia de nuestro yo, nuestro sentimiento de identidad se verá amenazado y nos haremos dependientes de otra gente, cuya aprobación se convierte entonces en la base de nuestro sentimiento de identidad. Educación significa ayudar al niño a real-Izar sus potencialidades . Lo contrario de la educación es la manipulación, que se basa en la ausencia de fe en sus potencialidades y en la convicción de que un niño será como corresponde sólo si los adultos le inculcan lo que es deseable. Tener fe requiere coraje, la capacidad de correr un riesgo, la disposición a aceptar incluso el dolor y la desilusión. Ser amado, y amar, requiere coraje, la valentía de atribuir a ciertos valores fundamental importancia -y de dar el salto y apostar todo a esos valores-. Amar significa comprometerse sin garantías, entregarse totalmente con la esperanza de producir amor en la persona amada. El amor es un acto de fe y quien tenga poca fe también tiene poco amor. Es una actividad. Amar significa tener una actitud de amor hacia todos. Mantener la propia opinión sobre una persona, aunque la opinión pública o algunos hechos imprevistos parezcan invalidarla, mantener las propias convicciones aunque éstas no sean populares: todo eso requiere fe y coraje. La práctica de la fe y el valor comienza con los pequeños detalles de la vida diaria. Si amar significa tener una actitud de amor hacia todos, si el amor es un rasgo caracterológico, necesariamente debe existir no sólo en las relaciones con la propia familia y los amigos, sino también para con los que están en contacto con nosotros a través del trabajo, los negocios, la profesión. No hay una «división del trabajo» entre el amor a los nuestros y el amor a los ajenos. Por el contrario, la condición para la existencia del primero es la existencia del segundo. Si bien se habla mucho del ideal religioso del amor al prójimo, nuestras relaciones están de hecho determinadas, en el mejor de los casos, por el principio de equidad. Así en los bienes materiales como en el amor, es la máxima ética predominante en la sociedad capitalista. Amar al prójimo significa sentirse responsable por él y uno con él, mientras que la ética equitativa significa no sentirse responsable y unido; significa respetar los derechos del prójimo, pero no amarlo. Hablar del amor no es «predicar», por la sencilla razón de que significa hablar de la necesidad fundamental y real de todo ser humano. Que esa necesidad haya sido oscurecida no significa que no exista. Analizar la naturaleza del amor es descubrir su ausencia general en el presente y criticar las condiciones sociales responsables de esa ausencia. Tener fe en la posibilidad del amor como un fenómeno social y no sólo excepcional e individual, es tener una fe racional basada en la comprensión de la naturaleza humana.” (Erich Fromm - El arte de amar, 1959.)

 

 

 

24/09/2022 08:24 Támiris Enlace permanente. sin tema No hay comentarios. Comentar.

De Poesía de la pandemia en la Nueva Titanomaquia

A veces

 

No debería sentirme víctima,

me han dicho quienes sí pueden sentirse.

A veces quienes no tienen razón en sus ideas son buenas personas en sus actos.

A veces quienes tienen ideas maravillosas: de inclusión, de colectivismo;

son excluidores e individualistas. ¡Y no se dan cuenta!

¿No se dan cuenta o no quieren darse?

No digo locos porque un loco es un ser lindo a veces.

A veces soy optimista, buena onda, caigo bien;

pero otras veces me canso…

 

 

Imagen del interior

 

-Mi poesía no tiene imágenes-; me han dicho.

-Eso no es poesía; es simple e ingenua.

¿Quién es ingenuo?

 

Si no los amara no me dolería lo que me dicen.

De hecho no me importaría,

esto es una imagen:

una imagen del interior.

 

 

No tengo futuro

 

Quizás nunca lo tuve para la sociedad,

pero lo descubrí en mi búsqueda personal.

Mujeres me ayudaron, libros, mi deseo…

Pero no he llegado todavía,

como Sísifo aún voy subiendo con la roca.

 

Y ahora en pandemia y más viejo

¿cómo terminará todo esto?

Si es que alguna vez algo termina o sólo cambia.

 

 

Gracias pandemia

 

Hace tiempo quiero escribir sobre este tema,

pero tengo loza sucia de ayer que lavar,

preparar algo para almorzar,

tender mi cama,

salir a comprar el pan y las verduras.

Durante la historia de la humanidad siempre hemos escrito sobre temas importantes:

la guerra, la política, las reivindicaciones humanas y de todo tipo,

la filosofía y psicología.

El amor.

Pero mientras algunos escribían sobre esto:

Otros, principalmente otras,

realizaban estas tareas cotidianas sin las cuales no podríamos vivir.

Yo trabajaba fuera de casa y me compraba mi almuerzo;

por eso digo en este día:

Gracias pandemia porque me obligaste a valorar estas actividades

Como lo hacían nuestros ancestros preeuropeos.

 

 

 

Luis Méndez Quezada

Registro de Propiedad Intelectual N° 179850, del dominio literario de Chile.

http://lanuevatitanomaquia.blogia.com

 

29/08/2022 20:10 Támiris Enlace permanente. sin tema No hay comentarios. Comentar.

Actualidad en la Nueva Titanomaquia


Respondiendo al historiador Sergio Villalobos

Reflexionando acerca de los nuevos paradigmas y el pensamiento complejo



En el programa “Una belleza nueva” del 10 de junio en TV Nacional de Chile, el historiador Sergio Villalobos hizo unas afirmaciones que me sorprendieron por provenir de un académico. Al conversar con Cristián Warnken acerca de la guerra de Arauco, afirmó entre otras cosas que el historiador mapuche José Marimán, por haber estudiado en Estados Unidos y usar la computadora estaba utilizando elementos que no pertenecían a su cultura.
Se me ocurrió que con esta lógica, habría que exigirle al europeo actual que se presente con armadura y montado en un caballo.
Creo que todas las culturas vivas están en evolución; eso es lo que no las hace muertas.
Estudiando los nuevos paradigmas y el pensamiento complejo (Kuhn, Feyerabend, Morin entre otros); he reflexionado que ya no puede existir una sola idea acerca de lo que es cultura desarrollada, desarrollo económico, cultura superior, etc.
Un historiador y en general un científico social debería manejar estos conceptos. Puesto que toda mirada está enmarcada dentro de un paradigma, la verdad absoluta en relación a un tema ya no existe. O si existe es mucho más compleja.
Europa pudo realizar la revolución industrial en el siglo XIX, gracias a todos los tesoros extraídos del resto de los continentes en los tres siglos anteriores. Y sin pagar ningún impuesto o deuda histórica a esos nativos.
Por tanto cuando un nativo se sienta frente a un computador está utilizando su tecnología, la que él contribuyó a crear. Si no directamente, alimentando y vistiendo con su trabajo a quienes la creaban; dándole tiempo a éstos para dedicarse a esa otra labor.
El desarrollo humano es de todos; cada cual contribuyó desde un puesto distinto como en una fábrica: donde todo trabajador es un engranaje para hacer parte de la obra, para que al final evolucione la cultura.
Rescatar las culturas primitivas no es volverlas al siglo XV, sino revalorizar su riqueza. Su riqueza en todos los ámbitos. ¿Es que acaso pretenderíamos que un europeo actual nos venga con armadura blandiendo un arcabuz?
Así como están las cosas, ojalá no vuelva a suceder...






Luis Méndez Quezada

12/06/2012 21:05 Támiris Enlace permanente. sin tema Hay 4 comentarios.

Taller literario de la Nueva Titanomaquia


Taller de Autobiografía

Prof. Luis Méndez Quezada


- Objetivos generales:
- Habilitar a las personas para conocerse a sí mismas y valorarse, además de mejorar su expresión escrita.
- Proporcionar al participante las herramientas para mejorar su ortografía y redacción.

- Objetivos específicos:
- 1.- Los alumnos / as aprenderán a aceptar su historia personal, para así después poder mejorar su presente si lo desean.
- 2.- Aprenderán a expresarse por escrito, con belleza literaria.
- 3.- Desarrollarán con esta actividad muchos aspectos de su personalidad.
- 4.- Serán capaces de escribir sin grandes faltas de ortografía.
- 5.- Manejarán conceptos básicos de lingüística como la evolución del lenguaje: “la Academia no impone el uso, sino registra el que se está usando y sus cambios”.


La dinámica de estos talleres será sucintamente la siguiente:

- Las sesiones serán de noventa minutos y se realizarán una o dos veces a la semana.
- Primeros quince minutos de cada sesión: lectura. El profesor motivará a los alumnos para que escriban sobre un tema autobiográfico determinado, leyéndoles un texto de autor referido a dicho tema.
- Segundos treinta minutos: escritura. Cada alumno(a) escribirá un texto literario libre (poema, cuento corto, prosa poética, etc.), relacionado con el tema de la lectura motivadora, pero referido a sí mismo(a).
- En los últimos 45 minutos se leerán voluntariamente algunos de los textos escritos. Luego los comentaremos y criticaremos entre todos.
- A fin de año se hará una lectura pública de los mejores trabajos del Taller, y si es posible, una publicación de ellos.
( - Para las personas que lean esta actividad por Internet: se puede realizar individual o colectivamente. Respetar las tres fases: lectura motivadora, escritura propia y finalmente el análisis y / o lectura pública.)
- Esta tercera fase es muy importante, puesto que es la más sociable.

Temas autobiográficos para las lecturas motivadoras:

- 1.- Mi primer recuerdo
- 2.- Mi viaje
- 3.- Mi amor más importante
- 4.- Mis ritos y ceremonias
- 5.- Mis miedos
- 6.- Mis heridas
- 7.- Mis vicios y adicciones
- 8.- La carta que no había escrito
- 9.- Mis juegos de infancia
- 10.- Mi cumpleaños número ...
- 11.- Mis supersticiones
- 12.- Hay un personaje extraño en mi familia
- 13.- La naturaleza y yo
- 14.- Mis duelos
- 15.- Mis proyectos de vida


Temario de ortografía

1. Concepto de Ortografía: historia de la evolución de todas las lenguas vivas. De esa evolución resulta la ortografía actual, que también está evolucionando (concepto lingüístico).
Concepto de Redacción: No existe una forma perfecta de redacción, lo importante es ser honestos y no caer en incoherencias.



Tema I

Mi primer recuerdo
(Primera lectura motivadora)

Yo estaba en el campo. Andaba en mi triciclo en un lugar infestado de gallinas, pollos, patos... Retrocedo y atropello a un pollito dándole muerte. Mis primos me van a acusar: es mi primera rabia. ¿Por qué me acusaron? Yo arranqué donde una tía, creyendo que mi padre me iba a castigar por mi “pollicidio” involuntario. ...(continúa)



Ortografía y Redacción
La evolución del lenguaje

Concepto de Ortografía: historia de la evolución de todas las lenguas vivas. De esa evolución resulta la ortografía actual, que también está evolucionando (concepto lingüístico).

El lenguaje está vivo, como toda la cultura. Eso quiere decir que evoluciona o se transforma constantemente (Al igual que el folklore, las costumbres, las ciencias, etc.).
El español actual procede del latín vulgar que se hablaba en las provincias hispánicas del imperio romano. Del latín vulgar proceden también el italiano, el portugués, el francés, el rumano y otras lenguas más locales como el valenciano, el catalán, el gallego y múltiples variedades del italiano y del francés. Si bien nosotros estudiaremos las reglas ortográficas actuales del español, aceptadas por la RAE (Real Academia Española de la Lengua), debemos tener en cuenta esta verdad.
La RAE en realidad, no dicta normas. La RAE está atenta a los usos del idioma, y cuando estos usos cambian notoriamente, los registra.
Es entretenido descubrir que la h alguna vez fue f. Que nuestro fablar era así. Que el fierro pasó a ser hierro sólo con los siglos en España. Que en Portugal se le siguió llamando filio al hijo y se siguió diciendo agora en vez de ahora. Que en Italia algo caro era algo muy querido, mientras que en España era algo que costaba mucho dinero.
La h entonces, o la v o la b, no están puestas ahí porque a alguien se le ocurrió que eso era lo correcto. Son el producto de una evolución histórica.
Tal vez alguna vez la evolución haga que desaparezca la h, tal vez con la globalización se esté produciendo un fenómeno opuesto al que se produjo antaño. Antiguamente surgieron muchas lenguas desde el latín; quizás hoy desde muchas lenguas surgirá una sola global. Quizás con el crecimiento de la televisión y de la Internet, habrá un lenguaje más homogéneo liderado actualmente por el inglés o el chino mandarín. Pero esto es sólo especulación.
Lo concreto es que estudiaremos la ortografía del español actual, aceptando que todo siempre está cambiando, está evolucionando espontáneamente. ¿Hubo obscuridad o hubieron oscuridades?
Espero que la luz nazca de este estudio.


Tema II

Mi viaje
(Segunda lectura motivadora)

Era inicios de otoño del ochenta y tres, año en que empezaron las protestas, cuando salí de mi provincia de Linares hacia la capital en tren. Traía una carta y una solicitud de ingreso, para un Hogar de Estudiantes que estaba en la calle Dieciocho. Era un Hogar Luterano y yo no estaba seguro de si me iban a aceptar ahí, puesto que no pertenecía ni pertenezco a esa religión.
El tren corría...
Yo me estaba alejando de mi familia, me estaba alejando de las desaprobaciones y acercándome a la lucha. ¿Qué buscaba? Buscaba libertad: individual y colectiva. Reivindicación. Realización. ¡Todavía las busco! Recuerdo que el tren corría, y yo me sentía como Neruda cuando se vino de Temuco a Santiago a estudiar al Pedagógico. Sentía que muchos habían hecho ese viaje antes que yo, pero que igual lo mío era nuevo: nuevo para mí. Buscaba mi realización personal: el amor. Y la libertad política de mi país, que nunca ha existido totalmente, pero en ese tiempo menos que nunca...
El tren corría...
Buscaba la espiritualidad verdadera: la que hasta entonces conocía era célibe, enemiga del amor físico que consideraba un pecado. ¡Yo quería una espiritualidad con mujer! Me buscaba a mí mismo en unión con los demás, integrado, pleno, en armonía. ¡Todavía me busco!
El tren corría...
El tren corría y yo llevaba una frazada amarrada con un cáñamo, una radio a pilas, y mis escritos... Me gustaba escuchar la radio a pilas, porque a medida que aparecían y desaparecían las ciudades, aparecían y desaparecían las emisoras que transmitían desde ellas. Ahora no es así, porque hay cadenas satelitales: todo es una misma transmisión. Creo que una mezcla de lo antiguo y de lo moderno sería lo mejor: lo local y lo global enriqueciéndose mutuamente, no anulándose.
El tren corría...
Me compré una cerveza. "¿Qué va a pensar el Director del Hogar Luterano, cuando me sienta el olor?"
El tren corría, y yo venía en busca de mi verdad...


Ortografía y Redacción
Concepto de Redacción

No existe una forma perfecta de redacción, lo importante es ser honestos y no caer en incoherencias.

Escribir mucho: es la única forma de aprender a redactar.
No importa equivocarse; que tu lenguaje sea sincero, no la imitación de otros autores.
En este curso, cada lectura motivadora está destinada para que escribas un texto propio. Un texto libre sobre el tema que trata la lectura motivadora, pero referido a ti mismo(a), a tu propia vida, a tus propias experiencias.
¡A trabajar!



Tema III

Mi amor más importante
(Tercera lectura motivadora)

- ¿Quiere transformarse? -; me preguntó con voz tenue.
Yo quería, pero tenía miedo: miedo de la felicidad.
- ¿Quiere transformarse? -; me preguntó.
Ella era como Rapunzel: la princesa que guía al ciego por el bosque, y le abre los ojos con un beso. A mí me habían enseñado que no debía aceptar, que no debía ser feliz. Que debía mantener mi condición social, que debía buscar parejas iguales que yo, del mismo nivel: del mismo nivel en todos los sentidos.
- ¿Quiere transformarse? -; me preguntó.
Yo quería, pero le dije que no. Ella se creyó rechazada, pero fui yo quien me rechacé a mi mismo. En ese atardecer en el centro de Santiago, todo lo que era alegre se puso triste. ¿Quién me había enseñado a rechazar mi felicidad?: ¿mi papá, una tía solterona, una cultura pesimista? Otras veces el amor había resultado, pero esta vez era la más importante.
- ¿Quiere transformarse? -; me preguntó.
Estaba vestida de blanco. Tenía el pelo muy largo. ¡Era hermosa! No pudo ser; pero sigo creyendo que otra mujer como ella, me preguntará alguna vez:
"- ¿Quiere transformarse?"
Esta vez le diré que sí; aunque el espíritu de mi padre, de mi tía, de la cultura dominante, me digan: "Dile que no, porque no debes cambiar de estado". Yo le diré que sí, porque es lo que quiero hacer. Porque es lo que mi naturaleza quiere. Entretanto seguiré viviendo, amando a veces, intentando luchar por mí y por una sociedad mejor. Hasta que llegue el día en que una mujer de pelo largo, vestida de blanco, me pregunte:
"¿Quiere Transformarse?"
Esta vez le diré que sí, y con un beso de amor, ambos abriremos los ojos.




Ortografía y Redacción

Antes de empezar con las letras cuyo uso se presta a confusión, quiero acotar algo acerca del alfabeto español. Nuestro alfabeto actualmente tiene 27 letras, pero hasta 1994 tenía 29. La Ch y la Ll se reintegraron a la C y a la L respectivamente (Esto es, para ordenar alfabéticamente; no hay cambios en la pronunciación ni en la escritura).
¿Por qué dije “se reintegraron”? Porque antes de 1803 también era así. Fue nuestro periodo moderno, mayor parte de los siglos XIX y XX, quien conoció a la Ch y a la Ll como dos letras separadas.

Letras cuyo uso se presta a confusión
Uso de B y V

Fonéticamente, la B es labial y la V dental (esta última pronunciación ya está desaparecida).
Actualmente el grafema B tiene exactamente el mismo valor fonético que el grafema V (Se pronuncian igual, si bien no siempre fue así.).
Se conserva generalmente la distinción puramente por razones históricas o etimológicas.
Puedo decirles no obstante, que se utiliza siempre V después de N. Ejemplo: convivir, conversar, convertir, convento, etc.
También se utiliza siempre B después de M. Ejemplo: tambor, también, combo, combate, etc.
Pero ya lo he dicho antes: aquí hay un tema de etimología, de evolución histórica. Y la evolución casi siempre es espontánea.
¡La mejor regla para tener una buena ortografía es leer mucho!




Tema IV

Mis ritos y ceremonias
(Cuarta lectura motivadora)

En tiempos de la dictadura militar que derrocó a Allende, dictadura dirigida por Pinochet pero promovida por el gobierno de Nixon: ¡pertenecer a la iglesia católica chilena era peligroso! Una gran parte de ella se transf ...(continúa).


Ortografía y Redacción

Letras cuyo uso se presta a confusión
Usos de C, S y Z

La ortografía del español ha sufrido escasas modificaciones desde la publicación por parte de la RAE, de la “Ortografía de la lengua castellana”, de 1854. Hasta hoy se han aplicado criterios a veces fonológicos y a veces históricos o etimológicos, lo que ha dado origen a un sistema híbrido.
Por esta convivencia de los criterios etimológicos y fonológicos, no puede haber reglas absolutas.

No obstante puedo decir a modo de curiosidad que se escriben con C:
Las palabras que terminan en ancia/o, encia/o, uncia/o. Las únicas excepciones son ansia, Hortensia ...

(Continúa este texto y también todo el Taller.)


05/03/2010 11:51 Támiris Enlace permanente. sin tema Hay 5 comentarios.

Más poesía en la Nueva Titanomaquia


Todos me dicen que eres mala

Todos me dicen que eres loca,

hasta tú mismma me has dicho que eres mala,

pero yo percibo otra cosa:

con los que hablan mal de ti no me siento suelto,

estoy con ellos con un poquito de cuidado.

En cambio contigo no es necesario cuidarme

por lo menos cuando estamos solos en mi casa.

 

Contigo soy libre y tú lo eres conmigo.

Por eso cuando estamos juntos:

¡sabemos que es porque ambos lo queremos!

Cuando nos amamos,

o limpiamos mi casa,

o cocinamos,

o compramos en el supermercado,

siempre lo hacemos a medias.

 

Y cuando no, es porque queremos hacer algo por el otro,

porque eso nos da placer en ese momento,

sabemos que después pasarán semanas sin encontrarnos.

Entonces viviremos vidas distintas,

quizás tengamos hasta otros amores,

o intenciones de otros amores.

Pero cuando pase un tiempo nos llamaremos por teléfono,

y nuevamente estaremos riéndonos juntos,

con tu boca llena de mí en el segundo piso de mi casa.



Ruidos cotidianos

Yo tengo ruidos cotidianos cuando me siento más espiritual.
Ruidos que me hacen aterrizar,
que me impulsan a ser como la sociedad quiere que sea.
No como yo soy, no como quiero ser:
que la madre sobreprotectora,
que hay que ganarse la vida,
que hay que tener pareja formal,
que hay que ser fuerte y dominador.
Yo tengo ruidos cotidianos cuando me creo mas espiritual:
cuando me creo bueno, cuando me creo poeta, cuando me creo bello,
cuando amo, cuando llego a las alturas.
Yo tengo ruidos cotidianos que me hacen aterrizar.
A veces, no asumimos nuestros ruidos;
y construimos una realidad artificial que se vendrá abajo ante las dificultades.
Mejor cambiemos; pero asumiendo nuestros ruidos.
¿Qué cultura es ésta: la de no aceptarse?
Yo tengo ruidos cotidianos que me hacen aterrizar;
y con ellos, sigo, seguimos siendo bellos en la cotidianidad.
Yo tengo tantos ruidos en la cotidianidad
y a pesar de ellos, lucho.
Tenemos y hemos tenido tantos ruidos en la cotidianidad,
pero, a pesar de ellos, luchemos por un mundo mejor.


30/05/2008 19:25 Támiris Enlace permanente. sin tema Hay 4 comentarios.

Las diosas se incorporan a la Nueva Titanomaquia

Escribe Germana de Argentina (Ma Deva Aja), una hermana del bosque.

“Diosas oscuras”


Amada, Aliada, Alada CONCIENCIA
una aproximación a la Circe, Penélope o Calipso

Anochece
buen momento para jugar con lo Oculto
para descubrir las Diosas Oscuras, dormidas, olvidadas en la Sombra
traerlas a la luz demanda coraje para enfrentar lo que nunca quisimos ver y energía para transformarlas en aliadas y a cambio obtener su Poder, sus Secretos...
cuántas de ellas habitan en mí, cómo son esos rostros que nunca me atrevía a mirar y pienso si me animaré a descender a ese mundo subterráneo de miedos
y limitaciones pero a la vez lleno de sabiduría, del cual no podré escapar si deseo realmente unir los fragmentos de mi misma y el riesgo es perderse allí,
sin encontrar la salida del laberinto o peor aún no poder abrazarlas para traerlas a la luz, no poder integrarlas dejando que me devoren.
Pero el riesgo siempre existe y es lo que alimenta la magia de las batallas personales. Entonces me encuentro con ellas en la noche del solsticio.

Lilith la mas antigua mujer, divinidad alada, espíritu del viento
Lilith la que huye, la que siempre se va
Mi Lilith es libre y esto asusta a aquellos que no la conocen
en su vuelo se refleja lo femenino más profundo que no puede ser sometido por nada ni por
nadie.
Lilith la tentadora, la que nos incita a ir más allá de nuestros límites, la transgresora, la que me hace preguntar cuánto podré alejarme de mi sin traicionar
lo que realmente soy
Lilith me lleva por el filo de la oscuridad y de su mano aprendo a andar a tientas, avanzo, dejo de mirar hacia atrás.

La noche del tiempo, tiempo circular y eterno, siempre el mismo instante detrás nuestro, siempre el mismo instante por venir.
Y ahora estoy en Avalon, junto a Morgana, bruja perversa y hechicera, curadora de todas las heridas, marginada por su fortaleza, condenada por su sabiduría.
Morgana
lo femenino se vuelve dureza, su poder reside en sobreponerse a todas las pruebas, a todos los golpes de la vida, junto a ella visito la isla de Avalon,
el cielo de Arturo, el eterno sitio donde las heridas se sanan con amor incondicional, reino interior donde regreso en busca de calor..

Diosas oscuras, perdidas, olvidadas, temidas, muchos caminos recorremos para deshacernos de ellas pero es en vano
la mirada de la Noche se necesitará siempre, para iluminar los cielos del Alma, para festejar el regreso de la Luz....

17/05/2008 07:12 Támiris Enlace permanente. sin tema Hay 4 comentarios.

Otro poema en la Nueva Titanomaquia

¿Estoy perdonado?


Mi padre, ya fallecido, vino a mi casa en sueños.
Hacía años que no me visitaba.
Me quiso cocinar.
Tres huevos subí a buscar al segundo piso.
Bajé la escalera, con mucho cuidado de no quebrarlos.
¿Qué significaban los huevos? ¿y tres?
¿Y que yo los guardara en el segundo piso?
Bajé la escalera con cuidado, con ellos en la mano.
Él, en el primer peldaño, me los recibe.
Ya tenía el aceite caliente en la cocina.
Cuando estaba vivo no hacíamos nada juntos.
Ahora él venía a mi casa por segunda vez.
La primera vez que vino le tuve miedo.
Él se alejó por ocho años.
Hoy vino de nuevo mi Padre a mi casa.
Yo me pregunto: ¿por qué cocinamos algo tan simple como unos huevos?
Podría haber sido algo con más status.
Y eran tres: ¿por qué los huevos eran tres?
Ese día desperté sintiendo que estaba perdonado,
que todos mis errores habían sido perdonados.
Nuevamente podría aspirar a hacer realidad mis sueños.
Ahora no quiero tener susto cuando me vengas a ver
y entres a mi casa montado en tu caballo.

15/05/2008 03:06 Támiris Enlace permanente. sin tema Hay 3 comentarios.

Poesía en la Nueva Titanomaquia

Remordimientos


Soy culpable de haber nacido,
culpable del dolor que les he causado a los que me han amado.
A veces, cuando estoy solo, quisiera cambiarlo todo.
Y al no poder hacerlo, me lleno de música, de ruido, de gente.
Otras veces no me evado, y me doy cuenta, y pienso, y pienso.
¿Soy culpable?
Si: eso me han dicho.
Perdón les pido a todos los que me han querido.
Perdón les pido a todas las que me han querido.






29/04/2008 20:16 Támiris Enlace permanente. sin tema Hay 4 comentarios.

Poesía de la Nueva Titanomaquia

Prisionero de mí mismo


Prisionero de mi mismo,
de lo que me enseñaron.
Todo era mentira: falso.
Que tú no vales, que no podrás hacer realidad tus sueños,
que soñar no cuesta nada, que la realidad es triste.
Mentira; todo mentira.
Prisionero de mi mismo, de lo que me enseñaron.
Que esto es malo,
que las cosas son así.
Si todo muta, todo cambia.
Prisioneros de nosotros mismos,
de lo que nos enseñaron.
Que el trabajo dignifica:
aunque al hacerlo destruyamos el planeta.
Que hay países más desarrollados:
aunque sean más infelices.
Prisioneros de nosotros mismos, de lo que nos enseñaron:
¡todo era mentira! Falso.
Todo eso nos quita la libertad de ser nosotros mismos.
Prisionero de mi mismo, de lo que me enseñaron.
Que si escribo sobre sexo, soy sucio.
Prisioneros de los que nos enseñaron,
cuando nos liberamos lo hacemos con desmesura.
Prisioneros de lo que nos enseñaron:
¿es válido todo lo que nos enseñaron?
Prisionero de mi mismo, de lo que me enseñaron.
A veces tengo miedo hasta de ser yo mismo.
Y ellos, los que nos enseñaron: ¿eran libres?
Ya no seamos prisioneros de lo que nos enseñaron.
Lo que nos enseñaron es más terrible que la ceguera.



29/04/2008 20:06 Támiris Enlace permanente. sin tema Hay 2 comentarios.

Ensayo en la Nueva Titanomaquia

El patriarcado, nuestra cultura, distintas concepciones de realidad

Támiris

Introducción


Siempre recuerdo una conversación que tuve con mis compañeros, acerca de La Ilíada y La Odisea, cuando cursaba el primer año de la carrera de Pedagogía en Castellano, en la entonces llamada “Academia Superior de Ciencias Pedagógicas de Santiago”. Recuerdo perfectamente a una compañera que se preguntaba:
- ¿Cómo Homero pudo escribir toda esta historia, si no veía la realidad, ya que era ciego?
Yo no tenía respuesta para esa pregunta. “Quizás la escuchó”-; pensé.
Años después, una psicóloga me prestó un libro que hablaba sobre el “patriarcado”. Lo describía como una forma muy interesante de interpretar la realidad, la historia, las relaciones de poder y de dominación. Esta “visión” ha sido muy utilizada por el feminismo, para explicar la situación de la mujer.
Pero no había una conexión directa entre estos dos episodios de mi vida.
Con el tiempo fui descubriendo que sí la había. Me di cuenta de que el “patriarcado” valora como superior todo lo que es fálico, hacia afuera (el órgano sexual masculino por sobre el femenino por ejemplo). La realidad para la visión patriarcal, estaría por lo tanto fuera de nosotros, percibida sólo por los sentidos: vista, oído, olfato, tacto y gusto. Una persona privada de algún sentido tendría para esta visión, una percepción limitada de la realidad, por lo tanto no sería productiva: ya que el trabajo para el patriarcado es la transformación de la naturaleza, es decir, de lo externo, no de lo interno.
De éste ubicar la realidad fuera de nosotros, vendría el episodio mítico en el que Edipo se arrancó los ojos para no “ver la realidad”, arrepentido de sus involuntarios insesto y parricidio. Posteriormente casi todos los ciegos que aparecieron en la literatura fueron mendigos o personajes esperpénticos. Esta visión literaria también se dio en la sociedad real.
Pero en la antigüedad no fue así. Si bien, Edipo se arrancó los ojos para no “ver la realidad”; antes que él: Homero, Tiresias, y los aedas o rapsodas eran todos sabios, por lo tanto “veían” la realidad. ¿Qué realidad verían si eran todos ciegos? ¿La que está adentro de nosotros y se manifiesta por medio de los sueños, diría Jung?
Pero: ¿dónde se encuentra la realidad? Quizás en la suma o en el equilibrio entre ambas concepciones: la “patriarcal”, que la concibe fuera de nosotros, percibida por los sentidos; y la “matrística”, que la concibe en nuestra interioridad, y que todavía estamos aprendiendo a percibir.
Fueron estos dos episodios de mi juventud: primero aquella conversación con mis compañeros de la universidad, y luego la lectura de aquel libro que me prestaron, los que sumados a mi posterior proceso de autoconocimiento, me motivaron a escribir este ensayo. Más que el afán de comprobar hipótesis, me mueve el de invitar a reflexionar y a mirar la realidad desde distintas perspectivas o paradigmas, para que así dejemos de estar tan “encasillados mentalmente”. (Por ejemplo: “Quizás los pueblos precolombinos, africanos y asiáticos eran más desarrollados que los europeos antes del siglo XVI, porque quizás eran más felices”. Aquí, para poder estar de acuerdo con esta afirmación, tendríamos que aceptar como desarrollo el grado de felicidad alcanzado por los habitantes de un pueblo; no su avance tecnológico, bélico o cultural.)
Todo es, todo existe: al calificar algo de bueno o malo, estamos emitiendo un juicio valórico. Y estos juicios sólo son válidos en la medida en que aceptemos la escala en que fueron hechos. Lo importante es que nos demos cuenta de que hay más de una escala.
Sin duda que la ceguera, así como las imágenes, la sexualidad placentera, la reproductiva, la homo y la heterosexualidad, etc; son, existen: por lo tanto forman parte de la naturaleza. Al calificarlas de “buenas” o “malas”, estamos emitiendo un juicio valórico. Y podemos hacerlo, pero sabiendo que estos juicios siempre van cambiando, cualquiera sea la cultura en que estemos viviendo.
Al darle nosotros una connotación negativa o positiva a la ceguera, creo que estamos manejando una de las dos concepciones de realidad que hemos visto: o la patriarcal, o la matrística.
Homero quizás haya sido un símbolo.





Capítulo I
¿Qué es el patriarcado?


El objetivo de este trabajo es demostrar que existen muchas formas de interpretar la realidad. Llamemos a cada forma distinta: paradigma. Muchas veces el paradigma no se discute. Vivimos en uno que tiene su concepción de “bien” y de “mal”, que no se discute. Este paradigma está influido por factores religiosos, culturales, etc; pero principalmente por el patriarcado.
¿Qué es el patriarcado? Sobre esta hipótesis antropológica que interpreta el desarrollo humano, se ha escrito bastante. Si miramos la prehistoria, veremos que el ser humano se diferenció del resto de los animales, en lo mucho que empezó a transformar la naturaleza. Primero descubrió el fuego, luego inventó la rueda, trabajó los metales, y así fue transformando el mundo para su comodidad. Se habla en la Biblia que al expulsar al hombre del Paraíso, Dios le ordenó reproducirse, dominar la Tierra y a todos los seres que habitan en ella; es decir, a la naturaleza.
Para cumplir con esta orden, el ser humano debió trabajar; el objetivo fue dominar y transformar la naturaleza. Las actividades agrícolas y mineras dejaron de tener un sentido de supervivencia familiar, y pasaron a tener un sentido de explotación monoproductora, dando origen al comercio. Estas prácticas nos fueron llevando a delimitar los territorios, a formar “patrias”, y ha hacer guerras.
Para realizar todo este trabajo, que en el “paraíso” no se conocía, se necesitaron trabajadores, mano de obra. Sus propios hijos fueron los primeros trabajadores de los “padres”. La única forma de tener certeza sobre la paternidad de un hijo, fue encerrando a la mujer en la casa, dando origen al matrimonio y a su dominación.
Todo este proceso se ha ido dando en forma tan espontánea, que hasta hoy muchos no nos damos cuenta de que nuestros roles son culturales, y los creemos naturales. El desarrollo humano se dio de esta manera: pudo haberse dado de otra.
Pero este dominio y transformación de la naturaleza nos trajo sí, desarrollo tecnológico: comodidad. Medios de comunicación, de transporte, hasta la computación. A pesar de eso creo que deberíamos ampliar el paradigma de lo que es trabajo. Este ya no debería ser exclusivamente transformar la naturaleza, sino también transformarnos interiormente. De esta manera detendríamos además, la destrucción medio ambiental.
Los grupos humanos que no se sintieron cómodos con este paradigma fueron dominados: pueblos no europeos, mujeres, juventud, discapacitados, etc. Y si alguien perteneciente a alguno de estos grupos se ha logrado destacar, lo ha conseguido renunciando consciente o inconscientemente a su verdadero ser, y aceptando el paradigma dominante.
“Todo nuestro conocimiento proviene de nuestra percepción sensorial”: me aseguró una religiosa católica, profesora de filosofía de la educación en mi universidad. ¿Los ciegos y los sordos tendríamos entonces una inferior percepción de la realidad? ¿O una distinta percepción? ¿Tendría Tiresias una inferior percepción de la realidad? El patriarcado nos perdona, si podemos cumplir a nuestra manera con la “orden divina”: “multiplicaos, dominad la Tierra y a todos los seres que habitan en ella”.
El ser humano, desterrado del Paraíso, ha buscado fuera de sí la “Tierra Prometida”. Desconectado de Dios o de sí mismo, no conoce su verdadero valor. Su autoimagen la forma en su infancia, con la retroalimentación que recibió del entorno en el que le tocó vivir. Por eso ha buscado la fama, el prestigio, adaptarse socialmente cumpliendo, a veces cobardemente, con las normas escritas y no escritas del sistema patriarcal. El ser humano necesita dominarlo todo, incluso a si mismo, porque no confía ni en sus impulsos.
A los hijos, cuya paternidad ha estado asegurada por la enclaustración sexual de la mujer, se los programó psicológicamente para que fuesen continuadores o aumentadores de la fama y el apellido paternos, del sistema patriarcal, más que para que fuesen felices siendo ellos mismos.
Es verdad que ha habido grandes profetas que han dado origen a religiones, pero sus seguidores no han sido capaces de cambiar este paradigma. Al contrario, lo han defendido, utilizando quizás inconscientemente, las enseñanzas de dichos profetas para este fin. Imponiéndonos como los fariseos, reglas y prohibiciones que ni ellos cumplen.
“Mirad las aves del cielo y las flores del campo”-; dijo uno de estos profetas -. “No siembran ni cosechan, sin embargo nadie se alimenta ni se viste mejor que ellas.”
Todos hemos sobrevalorado lo fuerte, lo exterior, lo material, lo racional: y todos hemos subvalorado lo débil, lo interior, lo espiritual, lo emocional. Pero si cambiáramos el paradigma de lo que es realidad y de lo que es trabajo, sería exactamente al revés.
A pesar de esto, quizás tengamos que aceptar y estar orgullosos de nuestra historia como especie humana. Para algo ha sido así, aunque no lo podamos comprender. Y utilizando la tecnología, alcanzada a tan alto costo, comencemos a mirarnos hacia adentro, a liberar nuestra autenticidad. Creo que si confiáramos en lo que realmente somos, no viviríamos sólo para sobrevivir y alcanzar la aprobación de los demás, sino también para “religarnos” con nuestro verdadero ser interior.






Capítulo II
La Grecia mitológica


El objetivo central de este capítulo, es la igual valorización de lo interno que de lo externo. Sólo así, se podría asociar a lo primero con femenino, matrístico, intuicional, y a lo segundo con masculino, patriarcal, sensorial, sin que se produzca una bipolarización para el dominio de una concepción de mundo o de realidad, sobre la otra. Además, lo que aquí llamamos femenino y masculino está presente en todos los seres humanos: hombres y mujeres. También la percepción intuicional y sensorial de la realidad.
La igual valorización de lo interno y de lo externo: del vaso y del falo.
En el capítulo anterior, vimos que esto no se dio históricamente. El dominio de lo patriarcal, de lo masculino, de la percepción sensorial de la realidad, nos trajo desarrollo tecnológico. El dominio de lo matrístico, de lo femenino, de la percepción intuicional de la realidad, alguna vez como veremos luego, nos trajo desarrollo espiritual. La igual valoración de ambos paradigmas, nos traería equilibrio.
En la mitología griega, y de todos los pueblos antiguos, todo es hermoso y confuso: digno de ser estudiado con una nueva mirada. Una mirada menos enjuiciadora de creencias y mitos, menos calificadora, para que podamos entender el por qué de estas. En nuestra nueva mirada, nada va a ser bueno o malo: todo simplemente va a ser, va a existir. Dioses y diosas, demonios y demonias, simplemente van a ser, van a existir.
Las fuentes que nos llevan al estudio de la religión de los antiguos griegos, no nos dan una exactitud cronológica. Homero, el más antiguo cronista, pertenecía a la tradición oral: cantor errante cuyas canciones eran inspiradas por los dioses. La Ilíada y La Odisea, obras de carácter histórico, recogen tradiciones religiosas que probablemente se remonten hasta los años mil doscientos y mil antes de Cristo. Homero nos narra importantes noticias, reflejo muchas veces de una vieja religión de carácter preolímpico. La “Titanomaquia” pudo haber sido una transición entre una era matrística y una era patriarcal.
La “Titanomaquia” fue la lucha entre titanes y dioses, con el triunfo de estos últimos; representa el fin de la religión preolímpica, mal llamada hasta hoy por los estudiosos “demoníaca”, y el establecimiento definitivo de los dioses olímpicos. Hesíodo, sucesor de Homero, fue uno de los autores que contribuyó a este nuevo orden.
En la religión preolímpica, sin embargo, reinaron divinidades femeninas. Gea fue el principio de donde surgió la vida, principio de fertilidad. En la Grecia preclásica, antes de los grandes filósofos (Sócrates, Platón y Aristóteles), se puede percibir claramente una época de crisis o de transición entre dos concepciones de mundo o de realidad, que hoy podríamos llamar: transición desde una visión matrística de la realidad, a una patriarcal. Esto se puede comprobar con la diferencia que hay entre la religión preolímpica, llamada por los estudiosos “demoníaca”, y la religión olímpica, en donde Zeus es el “padre de los dioses”. En la primera Zeus depende afectivamente de Hera, de la cual está perdidamente enamorado, ejerciendo ella un dominio sobre él mediante el erotismo. Además, como dijimos antes, en esta visión preolímpica, o matrística, o “demoníaca”, reinaron divinidades femeninas como Gea y otras. Esta visión va a ser modificada, decíamos, después de la “Titanomaquia”.
Esta crisis que provoca la transición entre estas dos concepciones de mundo o de realidad, pero que no logra impedir que en algún momento coexistan luchando por el poder, se refleja también en la tragedia griega. En “Edipo rey” de Sófocles, por ejemplo, el profeta es Tiresias: un ciego que ve mediante sueños. Sin embargo, al final de la misma obra, Edipo desesperado: se arranca los ojos para no “ver la realidad”. Estos dos episodios, entre muchos otros, marcarían el paso desde una visión interna o femenina de la realidad, a una externa o masculina. Desde una Religión Preolímpica a una Religión Olímpica, que con el tiempo también va desapareciendo para dar paso a una religión monoteísta. Sócrates, Platón y Aristóteles, tenían concepciones monoteístas, de un dios más masculino. Ellos se dirigieron a grupos más restringidos de la sociedad. Platón renegó de Homero, y lo excluyó de su “República”.
En la época de transición, se mezclan estas dos concepciones de mundo o de realidad en hermosos mitos y leyendas: dioses y diosas, hombres, mujeres, héroes, ninfas, etc, se unen y se desunen, se aman y se odian. La literatura recoge todo esto. En la teogonía, se nos habla del origen de los “dioses”: éstos, recordemos, resultaron ser aquellos que triunfaron sobre los “demonios”, en esa gran batalla llamada “Titanomaquia”. Jenófanes de Colofón: poeta y filósofo; acabó refutando a Homero y Hesíodo, condenando el politeísmo, la “inmoralidad” de los dioses y su antropomorfismo, que consideraba como restos de una mentalidad primitiva, opuesta a la elevación de la idea de un Ser Supremo. Sin duda que este autor, ya está defendiendo los postulados que mostráramos en el capítulo anterior: el dominio y la transformación de la naturaleza por medio del “trabajo”, utilizando para ello a los hijos. Posteriormente, la función de los hijos pasó a ser engrosada primero por los esclavos y después por los trabajadores, quienes son “hijos”, simbólicamente, de amos y patrones. La sexualidad pasó a ser inmoral si no era para la reproducción.
En esta época posterior a la Titanomaquia, los escritores teatrales cómicos y trágicos introducen a los dioses en sus escenas, citando frases que aclaran algún concepto religioso. Pero algunos como Eurípides, se ríen de la mitología, considerándola supersticiosa y popular. Aquí ya se ha avanzado hacia el monoteísmo. Para el pensamiento culto, ya en la república griega, la religión del pueblo era novelesca y supersticiosa.
En este capítulo queremos mostrar, que en la antigua Grecia coexistieron dos concepciones de realidad, matrística y patriarcal, y que además se dio una época de crisis y de transición, marcada entre otras cosas por la Titanomaquia. Dejando antes de esta época de crisis a la Religión Preolímpica, y después a la Religión Olímpica.
Curiosamente es la Religión Preolímpica, donde reinan divinidades femeninas como Gea y otras, donde hay “espíritus malignos” como las eríneas, donde cabe lo mágico, lo sobrenatural, la que sufre el estigma de haber sido llamada hasta hoy “religión demoníaca”. La Religión Olímpica en cambio, después de la victoria de los dioses sobre los titanes, ordena un poco las cosas, y es heredada a Roma donde va evolucionando hacia el cristianismo.

Religión Preolímpica (Grecia preclásica): realidad interna, femenina.
Titanomaquia: lucha que provoca la transición.
Religión Olímpica (Grecia clásica): realidad externa, masculina.

En la literatura griega, estas dos concepciones de realidad están mezcladas a tal punto, que a veces es difícil identificarlas y separarlas cronológicamente. La leyenda de la isla de Lesbos, los criterios opuestos que hay entre Tiresias y Edipo para sentir la realidad, y el dios Crono: que devora a sus hijos al nacer, para que éstos en el futuro no tengan más poder que él; nos hablan de una visión matrística, de una transición y de una visión patriarcal respectivamente. No hay un orden cronológico en estos relatos, quizás porque los contemporáneos a un hecho, difícilmente pueden ser conscientes de su verdadera trascendencia. Difícilmente pueden “leer” su realidad con la perspectiva que da la historia, la lejanía de la ocurrencia. La maquinaria social se mueve de manera tal, que los individuos no somos conscientes de ello.
Veamos ahora la Religión Preolímpica, la Titanomaquia y la Religión Olímpica, intentando en lo posible, cumplir con mi propósito de tener una mirada menos prejuiciosa de lo que la ha tenido la cultura hasta hoy, menos calificadora de creencias y mitos, para que podamos entender el por qué de éstas. En nuestra nueva mirada, nada va a ser bueno o malo: todo simplemente va a ser, va a existir. Intentemos ver desde otra perspectiva al Hades, al barquero Caronte. Intentemos ver al “bien” y al “mal” como dos fuerzas necesarias, que se unen, se aman y se necesitan para que haya vida: como en la electricidad, como en el átomo; con cargas negativas y positivas.
Durante la época más primitiva, llamada preanimista, impera la diosa madre: Rea. Luego, en el periodo llamado animista, aparecen seres espirituales inmateriales. Es muy importante destacar que, aún para los estudiosos tradicionales, en estas dos fases del desarrollo de las creencias religiosas, hay un principio esencial que es característica común de todos los “pueblos primitivos”: la existencia de dos principios antagónicos y complementarios.
De la unión de estos dos principios procede todo lo existente.
Se ha llamado a uno de estos principios: oscuro, húmedo, terrestre y subterráneo. Y al otro: celeste, claro, caliente y vivo. Lo cierto es que de la unión de ambos principios, surge la vida: siendo el principio celeste el fecundador, y el terrestre el fecundado.
En los tiempos pre y protohelénicos (religión cósmica o preolímpica), imperaban las llamadas “divinidades infernales”. Estas divinidades subterráneas, relegaron a las otras, que a veces también procuraban descender al mundo de los “demonios”.
El origen del Universo para los griegos fue el Caos: espacio vacío, infinito y tenebroso. Gea (Tierra) se separa de Tártaro (Infierno), y da el Caos. Eros (Energía Primordial, Montaña) y Ponto (Mar) engendran a Urano (Cielo).
El origen de los dioses fue el fruto de la unión entre Gea y Urano (Tierra y Cielo).
De esta unión nacen titanes, cíclopes, etc. De Gea más Ponto nace Nero, padre de las nereidas. De Océano más Tetis nacen las ninfas. De Crono más Rea nace Zeus. Crono trata de devorarlo como a sus otros hijos, pero Rea, que aún tiene más poder que él, lo salva y lo deja al cuidado de unas ninfas, quienes se encargan de criarlo. (No puedo dejar pasar estos dos hechos, sin hacer una analogía con otras tradiciones. En la más conocida por los cristianos, la hebrea, Yavé (Dios) expulsa a Adán del Paraíso, porque éste quería igualarse a él. Y luego Moisés, salvado de las aguas y criado por la hija del Faraón.)
Zeus creció, venció a su padre Crono, resucitó a sus hermanos siguiendo ciertos consejos de Rea, y reinó sin discusión, incluso sobre algunos titanes.
Pero los demás titanes se sublevaron y quisieron destronarlo, dando origen a una terrible lucha: la Titanomaquia. Esta terminó cuando los dioses “celestes” vencieron a los “terrestres” (demonios). Estos últimos fueron arrojados a los profundos y oscuros antros de la Tierra, donde quedaron encadenados. (Comparable a la lucha entre ángeles de la tradición judeo cristiana: en ella el Arcángel Gabriel y sus ejércitos, vencieron a Luzbel y los suyos. Luzbel había sido el ángel más bello, el que se había rebelado contra Dios.) El más feroz enemigo de Zeus fue Tifón, hijo de Gea y Tártaro.
Con el triunfo de los dioses “celestes”, Zeus pudo gobernar sobre el Universo, dando origen a la Religión Olímpica. En esta etapa, la clase sacerdotal y una parte elevada de la sociedad, se esfuerzan por sacar a algunas divinidades del mundo “inferior”, y las transforman, las ridiculizan. Los “demonios” quedan reducidos a oscuras fuerzas maléficas, a las que combaten dioses y héroes. El viejo culto de los “demonios” degenera en magia grosera y popular, desacreditándose cada vez más.
Los dioses olímpicos heredan de los preolímpicos el carácter antropomórfico. Zeus, el “dios de los dioses”, es omnipotente aunque consultaba con sus pares. La omnipotencia aumenta a medida que se pasa del politeísmo al monoteísmo. Existe un orden en el Universo: los dioses del Olimpo no lo crearon; puede reconocerse aquí, un residuo de la Religión Preolímpica.
De más está decir, que a aquello que los estudiosos tradicionales han llamado “demoníaco”, nosotros podemos asociarlo con lo terrestre, lo interno, lo femenino, lo emocional. A su vez, a aquello que ellos han llamado “divino”, nosotros podemos asociarlo con lo celeste, lo externo, lo masculino, lo racional. Recordemos también, que para todos los “pueblos primitivos”, la vida surge de la unión de dos principios antagónicos y complementarios: principio terrestre y principio celeste.
Sólo la igual valorización de ambos paradigmas creo, nos podría traer equilibrio.
Al final de este capítulo, estoy demostrando mi hipótesis. Es bastante difícil mirar la realidad desde una nueva perspectiva: primero, porque las fuentes a las que accedemos nos muestran la patriarcal; y segundo, porque nosotros también estamos acostumbrados a ella.
Terminamos el capítulo, afirmando que en la antigua Grecia se dieron dos concepciones de realidad: matrística (Religión Preolímpica) y patriarcal (Religión Olímpica). Y que además se dio una época de crisis y transición, marcada entre otras cosas por la Titanomaquia.
Invito a mis lectores a reflexionar e investigar sobre el tema.





Capítulo III
La Era Equilibrada


Sin duda que todo es igualmente importante: la percepción sensorial y la intuicional; lo masculino y lo femenino; etc. Ha sido nuestra cultura la que se ha desequilibrado. Y cuando la balanza se desequilibra, hay que agregarle peso al lado más liviano para volverla a equilibrar: si esto es lo que queremos. Y esto es lo que quiero, y siento necesidad de informárselo a mis lectores. Lo que algunos, llenos de fobias, ya me han dicho: “que este trabajo es una apología de lo interno y de la ceguera”; no es más que mi humano intento de equilibrar la balanza.
Desde el punto de vista científico, una idea es verdadera cuando se ha demostrado empíricamente muchas veces, cuando se ha comprobado la hipótesis. Es importante comprobar empíricamente los fenómenos espirituales o internos. Comprobar empírica o experiencialmente la existencia de Dios, como Carl Jung comprobó la del inconsciente colectivo por ejemplo. ¿Serán lo mismo? Jesucristo, que caminó sobre las aguas e hizo otras acciones que desmienten las leyes físicas de Newton, dijo: “Si tuviereis fe y no dudareis, todo os será posible”. Propongo un ejercicio: tomemos esta afirmación como una hipótesis, y tratemos de comprobarla empíricamente en nuestra cotidianidad. Para ello pensemos en algo que queramos o estemos muy motivados de realizar. Si logramos estar seguros, “saber que es así”, sin dudar, se realizará. (Investigar en el evangelio de Mateo cap. 14, vers. 25 al 31. También en Mateo cap. 17, vers. 20. Y Mateo cap. 21, vers. 18 al 21.)
Una verdad científica es entonces, la que se ha comprobado empíricamente. La reflexión, por muy lógica e inteligente que sea, si no se ha comprobado es especulación. Muchas veces se utiliza a la lógica para convencernos de una “verdad”; se utilizan también “analogías lógicas”: pero no se han comprobado. La filosofía es especulativa, la “Suma Teológica” también lo es. Es importante la especulación, pero igualmente lo es comprobar empíricamente lo que se ha especulado primero.
En el capítulo anterior hemos visto como en la antigua Grecia, así como en todas las culturas primitivas, se creía en un origen del Universo producto de la unión de dos principios antagónicos y complementarios. Llámense Gea y Urano, Pachamama e Inti, yin y yang, Dios y Demonio, femenino y masculino, etc. Lo cierto es que estos dos principios estuvieron en el origen. Posteriormente vimos como hubo un periodo en que predominaron divinidades femeninas. A este periodo nuestras fuentes de información lo llaman “demoníaco”. Luego hubo una gran lucha: guerra entre ángeles o Titanomaquia. Después de ella emerge nuestro sistema patriarcal, con divinidades masculinas, que ha tenido como fin la transformación y el dominio de la naturaleza por medio del “trabajo”, y que nos ha brindado tanto desarrollo tecnológico.
Según algunas corrientes psicológicas, el ser humano desterrado del Paraíso (caído), busca volver a la conciencia. Para ello hace un camino hacia el retorno. Lo interesante es que si lo logra, llegaría más maduro que antes de caer. Esto justificaría los mitos de caídas, búsquedas y despertares que hay en las distintas tradiciones religiosas, folklóricas (cuentos infantiles), literarias, etc.
¿Se desprende de todo lo que hemos visto hasta ahora, que el Universo podría marchar hacia una Era Equilibrada, con una “Pareja Divina”, que además estaría potencialmente dentro de cada uno de nosotros? Intentaremos en el resto de este trabajo, reflexionar y experienciar acerca de esta pregunta. Por supuesto que nuestras respuestas podrán ser válidamente refutadas, cuestionadas o enriquecidas, siempre que estas reflexiones y trabajos sean honestos y bien intencionados.
¿Es válida la literatura como fuente, para investigar científicamente sobre fenómenos espirituales o internos? Se ha comprobado que los mitos y los cuentos de la literatura antigua, contienen imágenes que se repiten en los sueños y fantasías de las personas actuales. A estas imágenes típicas, Carl Jung las llamó “representaciones arquetípicas”, porque parecen pertenecer a la estructura heredada de la psique colectiva. Producen a quienes las perciben, fuertes impresiones afectivas que los conectan con lo colectivo.
El lenguaje surge como, o debido a una necesidad de comunicación o de expresión del alma. Después la escritura, permite que esa expresión del alma perdure en el tiempo. La escritura es un código que “representa” al lenguaje. (La necesidad de comunicarnos nos ha llevado a desarrollar otros medios y tecnologías, que están potenciando al lenguaje y la escritura.) El ser humano necesita comunicarse por muchos motivos: uno de ellos es expresar emociones, sacar el alma hacia afuera. Esta es la motivación que ha originado el arte en general y la literatura en particular. Si la motivación que origina el arte y la literatura es: sacar, salir del aislamiento, comunicar el alma; por tanto, la literatura es válida como fuente para investigar científicamente sobre fenómenos espirituales o internos.
Hay motivos que se repiten en la literatura, pero con distintos desenlaces. El “viaje” por ejemplo, está presente en muchas obras literarias. Si bien don Quijote vuelve a casa triste y decepcionado, rindiéndose ante la “sensatez” de sus amigos; y Alsino volando hacia la estratósfera, se suicida al ver fracasado su verdadero amor. Al revés de ellos, Ulises logra regresar a Ítaca, triunfar sobre los “pretendientes” y recuperar el amor de Penélope. ¡Y qué decir de Juan Salvador Gaviota!: que después de ser expulsado de la “bandada de la comida”, hace de su exilio un viaje tan evolutivo, que finalmente es capaz de regresar a ella como Mesías. (Hay que tener valentía para mezclar estas obras en un mismo análisis, sobretodo después de haber aprendido que hay unas más valiosas o importantes que otras. Pero el motivo del “viaje” está presente en todas ellas, y aquí estamos hablando de eso.)
El motivo del “héroe” también está presente en toda la literatura de las distintas épocas y lugares. ¿Qué se entiende por héroe? ¿Qué busca el héroe? ¿Por qué hasta ahora, han habido menos héroes mujeres? ¿Y menos héroes discapacitados? ¿Y muy pocos héroes no europeos? ¿Y casi ninguno homosexuales o lesbianas? ¿Serán éstos los héroes del futuro?¿Qué harán para serlo? ¿Irán a la guerra y matarán gente, como los de la antigüedad? ¿O trabajarán para ser ellos mismos, para descubrir y crear cosas nuevas? ¿Quizás lucharán contra el calentamiento global, por el cambio global?
Todo lo que en una persona es raro, excéntrico, diferente, tiene potencialmente el valor de producir cambios sociales. Por eso hay que respetarlo, y ayudarlo cuando se sabe como hacerlo. En cambio no se produce movimiento cuando hay una tan buena adaptación social, que no hay sufrimiento personal y por lo tanto no hay búsqueda.
Últimamente en la ciencia, en algunas religiones, en la cultura, el principio femenino se ha equiparado al masculino. Uno de los más importantes símbolos femeninos es el vaso: en él deben producirse las transformaciones de la materia. Si bien las nuevas teorías ya no generalizan, reconocen la pertinencia de pensar en distintos escenarios, y que en cada uno de ellos se van construyendo distintas historias, que los resultados dependen de las perspectivas y que éstas son variables.
Pero no obstante, actualmente hay cada vez más “héroes”: personas, mujeres y hombres, que están trabajando para superar el conflicto entre su naturaleza y su programación cultural; que están trabajando para armonizarlo. Este trabajo no sería egoísta como podría suponerse, sino que al contrario es bastante colectivo. Un conjunto de personas que descubre algo nuevo, produce rápidamente en otros un efecto de asimilación, que se difunde con celeridad.
Pero los cambios duraderos no se pueden forzar ni imponer por decreto, sino que se producen al sentirlos espontáneamente. Un ejemplo de esto es cuando se inventó el “esperanto”: la intención de unificar el lenguaje en el mundo era buena, pero no pudo con la evolución espontánea de las lenguas maternas (Eso no impide que quizás alguna vez se llegue a una lengua única, pero ésta tendría que desarrollarse espontáneamente). Otra vez se intentó construir una sociedad más justa. Y así podríamos seguir enumerando “heroicos intentos” del ser humano por ser feliz.
Los cambios duraderos se producen al sentirlos espontáneamente, y podemos ayudar a que se produzcan. La “Nueva Titanomaquia” es el paso del patriarcado a una Era Equilibrada. Y como la antigua también es una lucha difícil, ya que el futuro no está escrito en las estrellas, sino que depende de nuestra acción cotidiana.







Conclusión


“Soy hombre (ser humano), nada de lo humano me es ajeno” (Miguel de Unamuno).
Con este ensayo quiero mostrar parte de mi proceso, todavía inconcluso. Y si pensamos que la evolución es una flecha irreversible en el tiempo, los procesos nunca estarán concluidos. No obstante pueden lograrse grandes triunfos en el camino: y esas son las metas.
Pero para lograr esos triunfos hay que pasar por innumerables fracasos y tropiezos. Me he demorado muchos años en responder a la pregunta: “- ¿Cómo Homero pudo escribir toda esta historia, si no veía la realidad, ya que era ciego?” Quizás habría sido más fácil responder que no la escribió, porque Homero pertenecía a la tradición oral. Pero afortunadamente para mí, ya en ese tiempo no me conformaba con las respuestas fáciles.
Un fotógrafo sabe que existen muchos ángulos para enfocar un mismo paisaje, para mirar una misma realidad: y que ninguno de ellos es más válido que otro. Llamemos a cada ángulo distinto: paradigma. Muchos ingenuos han querido arreglar el mundo dentro del mismo paradigma patriarcal en que se ha movido la política, la religión y la cultura durante la Historia. En este trabajo hemos demostrado la existencia de dos principios fundamentales. La desvalorización de alguno de ellos provoca el desequilibrio: lo interno no es más ni menos importante que lo externo.
No pretendo, ni es mi obligación, hacer que todos estén de acuerdo con los planteamientos expresados en este ensayo. Sólo pretendo invitar a reflexionar, y a mirar la realidad desde distintas perspectivas o paradigmas, para que así dejemos de estar tan “encasillados mentalmente”.






Bibliografía


1) Kuhn, Thomas: La estructura de las revoluciones científicas, Fondo de Cultura Económica, México, 1993.
2) Feyerabend, Paul: Adiós a la razón, Tecnos, Madrid, 1992.
3) Kuhn, Thomas: ¿Qué son las revoluciones científicas?, Paidós, Barcelona, 1989.
4) Vergara, Delia: Encuentros con Lola Hoffmann, Ed. Antártica, Santiago de Chile, 1989.
5) Cid, Carlos: Historia de las religiones, Ed. R. Sopena, Barcelona, 1965.
6) Jung Carl G: Recuerdos, sueños y pensamientos, Seix Barral, Barcelona, 1989 (Quinta edición, traducción de María Rosa Borrás).
7) PRIGOGINE, Ilya: Entre el tiempo y la eternidad, Alianza Universidad, Buenos Aires, 1992.


Támiris (Luis Alberto Méndez Quezada).
Registro de Propiedad Intelectual N° 179850, del dominio literario de Chile.
28/04/2008 17:57 Támiris Enlace permanente. sin tema Hay 4 comentarios.

Poesía para la Nueva Titanomaquia


El trovador

El trovador que toca el acordeón en la esquina de Alameda con Bandera,
es un sucesor de Homero: sí.
Ayer lo vi, sin autoestima, tocando su instrumento
con un tarrito al lado donde la gente echaba sus limosnas.
¡Pero nadie se detenía a escucharlo!
El Trovador que toca el acordeón en la esquina de Alameda con Bandera:
¿es un sucesor de Homero?
¿O de los grandes juglares españoles? ¿De Pedro Salinas?
Pero: ¿por qué no tiene autoestima? ¿Por qué?
Homero la tenía.
Los aedas griegos también: Tiresias, Demódoco.
¿Cuándo perdieron la autoestima?
¿Fue de golpe, o fue poco a poco?
El trovador que he visto ayer en la Alameda no espera que lo escuchen;
se avergüenza de lo que hace y de lo que es.
No produce. No transforma la naturaleza. No contamina. No trabaja.
Espera lástima para sobrevivir.
El antiguo rapsoda sí producía: sí.
Producía placer, adivinaba el futuro.
Era consultado por reyes y héroes.
Era respetado y se autorrespetaba.
Pero ambos, el antiguo y el actual, son muy similares por fuera:
tocan un instrumento musical y cantan en las calles.
No ven, pero tienen luz interior.
Entonces: ¿cuál es la diferencia?
¿El mundo en que viven?
Ayer lo vi, tocando su instrumento, en la esquina de Alameda con Bandera:
¡y quise ser como él y como Homero al mismo tiempo!
Quise poder escribir nuestra propia odisea,
escribir nuestra larga odisea actual.
Tal vez no puedo llegar al final como quisiera,
porque necesito que alguien como tú me ayude.
¡Mujer: ayúdame...!





Arte prisionero

Naciste del alma de todos los seres humanos.
Luego fuiste utilizado por reyes y gobernantes.
Te han usado para imponer ideas religiosas y políticas:
¡eso no es arte!

El arte es libertad y libertinaje.
Es desmesura, pecado, amor, sexo, mujer, hombre, divinidad.
Naturaleza, descontrol, desarrollo, afecto, pasión.
Naciste del alma de todos los seres humanos.
Allá, cuando no existía la escritura,
los cantores errantes te divulgaban.
Después te escribieron, te pintaron, te interpretaron.
Si te comercializas en exceso no eres arte.
Si te vendes a las empresas...
Estas son ahora lo que antes eran los reyes y gobernantes.
Y contaminan, y destruyen la naturaleza:
¡y auspician el arte!
Pero si se dieran cuenta de lo que están haciendo; ¡quizás podrían cambiarlo!
¿Qué diría el viejo Homero si viera al arte prostituido?
Eso no quiere decir que los artistas no deban vivir de su arte,
y vivir bien, pero solo ellos.
La música popular, el cine, la televisión, se vendieron a las empresas.

Hay un arte puro.
El arte que sigue saliendo de las almas de todos los seres humanos.
Mujeres y hombres: hagamos arte.
Arte imperfecto, arte espontáneo, arte de ciegos y de sordos,
de indígenas, de trabajadores, de mujeres.
Arte: música, cuento, pintura, poesía, teatro.
Naciste del alma de todos los seres humanos.
A pesar de todo, nunca has perdido ni perderás tu libertad:
sólo te adaptas para sobrevivir; porque eres más inteligente.


¿Cómo valorarte, mujer?

Los poetas siempre han alabado tu belleza,
pero la han usado, sin amarla.
"La naturaleza es injusta": me dijiste una vez.
Nunca lo olvidaré: porque yo creía que la naturaleza era perfecta,
y que era la civilización humana, con su tecnología, quien la estaba destruyendo.
¿Cómo valorarte mujer? ¿Cómo amarte sin humillarte en el acto de amor?
Enséñame a amarte como tú deseas ser amada.
A lo mejor no es tan distinto. Sólo hay que sentir de otra manera.
Yo estoy lleno de ruidos que me impiden pensar con claridad:
ruidos que provienen de la cultura, de mis miedos, de todas partes.
Pero una vez hiciste que me diera cuenta de que tu cuerpo era bello:
que tus dos pechos sobresalían al estrellarme contra ti,
que tu pelo largo rozaba mi cara cuando caminábamos juntos.
¿Cómo valorarte mujer valiente? Más valiente que yo.
Honesta. Más honesta que yo.
No quiero hacer una apología de ti,
para no caer en la alabanza fácil de los siglos pasados.
Sólo quiero caminar junto a ti, aprendiendo y descubriendo cosas nuevas:
creando, amando.
Aprendiendo a aceptar nuestras equivocaciones; a perdonárnoslas.
Aprendiendo a ser tan serio como tú:
a saber que "buen sentido del humor" no es reírse de los otros.
Y aprendiendo el sexo de ti:
¡el hombre debería aprender sexualidad de la mujer!
Y sentir, cuando te penetre, que no soy yo sino eres tú quien me posee:
tú me posees y me transformas, al recibirme en tus entrañas.




El aborto

Mujer: ¿quién se ha apoderado de tu cuerpo para darle hijos al mundo?
(Este poema no lo debería escribir yo, porque soy hombre.)
Y te juzgan y te condenan:
los mismos que matan en las guerras,
los que nos hacen creer en un Dios Padre;
en un Dios castigador.
¡Y nos obligan a amarlo!

No sólo se han adueñado de tu cuerpo; ¡también de tu inteligencia!
Los que han dicho que Dios es masculino,
los que creen poseerte cuando tu los devoras con tu vagina amorosa.
A veces cometes errores, porque te tienen convencida de que todo es así.
¿Será que los hombres te tememos?
¿Inconscientemente queremos dominarte por temor a tu venganza?
Tus colegios han sido menos exigentes,
tus análisis más superficiales...
No hay culpables.
Mujer: ¡eres dueña de tu cuerpo y de tu inteligencia!
La naturaleza no es justa cuando te discrimina.
El poder no es justo cuando te utiliza.
¡Sólo tú puedes decidir si abortas o no!
No temas porque Dios también es femenino para muchas culturas.

¡Que lindo es cuando tú posees, y ahora lo harás con amor!
¡Bendita mujer!: ¡no te tragues el mundo cuando lo poseas!
¡Sé benévola en la venganza!
Tu cuerpo no es solo para nutrir de trabajadores al mundo,
también es para sentir placer.
Tu inteligencia debe decidir si abortas o no:
¡aborta si quieres, si no quieres no!
Pero, por favor, no permitas que sigan utilizándola para apoyar el conservadurismo,
como lo han hecho y lo hacen hasta hoy.

28/04/2008 02:05 Támiris Enlace permanente. sin tema Hay 4 comentarios.


Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris